#Entrevista

Javier Livas, el presidenciable panista que no fue al debate

Print Comments

Por Miguel Ángel Vargas V.  @Marca_Personal

Son las 11:00 de la mañana del lunes 28 de noviembre. Mientras Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero acaparan los reflectores de los internautas participando en un debate de presidenciables panistas, Javier Livas, el cuarto aspirante a la candidatura, llega a una entrevista con ADNPolítico.com.

El empresario regiomontano, que el miércoles 23 anunció su interés de contender por la candidatura presidencial del PAN, no fue invitado a ese debate, que organizó y transmitió el sitio de internet UNO TV, propiedad del empresario mexicano Carlos Slim Helú.

Pero Livas no lo toma como un desaire de su partido pues considera que, probablemente, el encuentro fue pactado antes de que él hiciera público su interés de participar en el proceso interno del PAN.

“Es posible que este debate de hoy haya sido pactado antes y por eso no fui invitado”, dice resignado.

Añade que a él no le importaría qué piensen los funcionarios del partido, porque es la Comisión Nacional de Elecciones del PAN la que establece las reglas de la contienda.

“A mí no me importaría qué puedan pensar los funcionarios del partido, porque hay una comisión de elecciones interna (…) y esa comisión es la que establece las reglas de la contienda, la que sacó la convocatoria y ésa no ha tenido ningún gesto despreciativo hacia mi participación, al contrario”, detalla el hijo de Eduardo Livas Villarreal, quien fuera gobernador de Nuevo León  entre 1961 y 1967.

“El hecho de que no estuve ahí va a ser más noticia que lo que ellos dijeron ahí, entonces no perdí nada”, resalta.

A tiempo para aportar

Este panista que fuera expulsado del partido en 1995 y al que apenas en septiembre pasado se le restituyeron sus derechos partidistas y el reconocimiento a su militancia, no cree haber llegado tarde a la contienda interna del blanquiazul. Más bien, piensa que los otros se adelantaron.

Al ser cuestionado sobre por qué no había manifestado antes su interés de ser candidato presidencial, replica: “¿Antes? ¡Si la convocatoria salió apenas el día 17! (de noviembre). La convocatoria es la que fija las reglas del juego de la elección”.

El proceso de registro de Acción Nacional exige a los aspirantes, antes del próximo 7 de diciembre, haber entregado las firmas de apoyo de, al menos, 30,803 panistas.

Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero ya han presentado a la Comisión Nacional de Elecciones las firmas de los simpatizantes que los apoyan en los estados del norte y del centro del país, las cuales representan aproximadamente dos terceras partes del total requerido.

Javier Livas está convencido de que completará este requisito antes de la fecha límite. “La mitad de los (militantes) que nosotros estamos abordando me dan la firma de apoyo (…) De acuerdo a mis proyecciones, de acuerdo a los sondeos, sí voy a librar a tiempo para seguir al siguiente paso”, asegura.

De cualquier forma, este regiomontano que se autodefine como “un potencial reformador”, asegura haber entrado al proceso interno del PAN para aportar: “Creo que tengo algo importante que aportar al equipo del PAN”.

Livas, quien también aspiró a la candidatura presidencial del PAN en el proceso federal 1993-1994, la cual terminó en manos de Diego Fernández de Cevallos, considera que sus ideas pueden cambiar “sustancialmente” el mensaje del partido.

“Necesitamos que este país deje de estar atorado, como lo está en los pleitos entre partidos […] Le tenemos que dar más oportunidad a la conciliación entre las fuerzas partidistas, no poner el énfasis en los pleitos y en las rivalidades”.

“Nuestro sistema está enfocado a subsidiar a los partidos para que se peleen.

“Tenemos dinero del gobierno pagándole a los partidos para que te digan que no, eso es lo que tenemos que ir a arreglar”, enfatiza.

Por favor déjanos tu comentario